viernes, 20 de noviembre de 2015

Patagonia día 7. Punta Arenas

Ayer al final llegamos súper tarde al hostel, hasta las dos de la madrugada no nos fuimos a dormir. El hostel se llama Patagonia B&B y la verdad es que está bastante bien, todo limpio, bastante nuevo y con una calefacción que nos ha ayudado a hacer un poquito de colada jeje.

Hoy teníamos día de semidescanso, nos levantaríamos tranquilamente y luego nos iríamos a dar un paseo. Pero claro aquí amanece a las a las 5:30 y anochece a las 22:30, y como en casi todo el mundo no conocen las persianas, pues a las 8 yo ya estaba con los ojos como platos y Manu ha remoloneado hasta las 9 que nos hemos ido a desayunar.

Punta Arenas, como ya dije en otra entrada, está ubicada en el Estrecho de Magallanes, canal marítimo que une el Atlántico con el Pacífico y que evita tener que cruzar el temido Cabo de Hornos. También separa el continente de la isla grande de Tierra de Fuego. Además, Punta Arenas, también es la ciudad continental más austral de la tierra.

La verdad es que, a pesar de tener mucha historia, no tiene mucho que visitar, de echo, el lugar más turístico es el cementerio. Nosotros no sabemos valorar este tipo de turismo, hemos ido, pero sólo he hecho fotos a los árboles, no se, por respeto, da cosita.

Entrada al cementerio

Setos gigantes

Hay un mirador en lo alto de una colina, justo detrás de nuestro hostel. Se ve la parte céntrica de Punta Arenas, aunque es muchísimo más grande y el estrecho.

 

Mirador de la Cruz

Otro punto de interés, la plaza de armas con la estatua de Magallanes y una sirena de dos colas que representa una el Pacífico y la otra el Atlántico. Los árboles en esta plaza y en toda la ciudad son impresionantes, enormes y perfectamente cuidados.

 

Plaza de Armas
 
Estatua de Magallanes

Y el último sitio que hemos ido y el más fotogénico, los antiguos muelles de carga construidos por los primeros conquistadores, ahora ya muy deteriorados, que sirven de solárium para gaviotas y cormoranes.

 

Muelle casi destruido

Segundo muelle

Como se puede intuir, no hemos venido tan lejos para ver esto, a las 15:00 zarpa nuestro barco rumbo Isla Magdalena para ir a ver pingüinos magallanicos. En este lugar, desde octubre a marzo anidan hasta 69000 parejas de estos adorables animales.

Cuarto de hora antes ya teñíamos nuestros billetes y ya estábamos sentaditos en el barco con ganas de surcar el estrecho. El viaje dura dos horas de ida, otras tantas de vuelta y una horita de estancia en la isla.

 

El barco

La verdad es que no es una excursión barata, y hasta que no llegas no sabes cómo va a ser o si va a haber pingüinos, pero según nos acercábamos... Va a ser que sí que hay jeje.

 

Isla Magdalena

Entrada al Monumento Natural Los Pingüinos

Primeros pingüinos

Se recorre la isla por un camino desde el muelle hasta el faro y vuelta por el mismo camino, y a los lados, bueno en todas partes, hay parejas de pingüinos. Unos en cortejo, otros empollando y otros aún buscando a su pareja. También hay muchas gaviotas y otras aves, pero no son las estrellas.

Los pingüinos van a su bola, haciendo su vida. Es raro, porque les ves y no parece que estén en libertad, pero realmente en este caso, ellos están en su hábitat y tú estás en la "jaula" sin poder salir del camino.

Son rechonchos, como macizos, torpes, perece que en lugar de plumas tienen chupa de cuero y cuando hacen su ruido parecen un poco como rebuznos. Te podrías pasar horas mirándoles, haciendo fotos y viéndoles nadar en la orilla, pero hay poquito tiempo, un poco de lluvia y bastante frío.

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Llegando a Punta Arenas

Se pasa muy rápido y cuando nos queremos dar cuenta estamos de vuelta hacia Punta Arenas que nos recibe con cielo medio despejado. Para terminar el día, unos noodles de cena y un atardecer desde la ventana.

 

Atardecer desde nuestra habitación

 

2 comentarios:

Oleoteca Zaragoza dijo...

Sigo diciendo..... Qué Molones!!!!
😊😁😁

Ana dijo...

Ueee me ha encantado el plan pingüinil! Tiene que ser muy chulo!
Manuela vaya cara de frío jeje