jueves, 19 de noviembre de 2015

Patagonia día 6. Volcanes

La primera etapa del viaje llega a su fin. Hoy dejamos Chiloé para volver al continente y por la noche partir hacia Punta Aremas, en el Estrecho de Magallanes.

Pero aún nos quedaba una de las cosas imprescindibles en Chile, ver volcanes.

Despertamos pronto y nos bajamos a desayunar. Aquí casi todos los alojamientos tienen desayuno incluido, y la verdad es que es bastante cómodo no tener que pensar en ello, aunque he de reconocer que en mi mochila nunca faltan unas galletitas de chocolate para picar entre horas. El comedor estaba lleno de abuelos chilenos, lo cual concuerda a la perfección con el estilismo y la antigüedad del hostel, eso sí, hemos dormido perfectísimamente. Nada más terminar nos hemos ido rumbo norte a coger el transbordador de vuelta. De nuevo, como nos pasó a la ida, fue subir el coche al barco y zarpar, todo muy rápido.


Entrando en el transbordador

Despedida de Chiloé

Nuestra primera parada, Puerto Varas. Un pueblo muy alemanizado con todos los carteles en alemán, debido a que estuvieron por aquí haciendo de las suyas. Nos hemos sentido como en casa jejeje. Desde este lugar, a orillas del lago Llanquihue se pueden ver en días despejados dos volcanes, el Osorno, y el Calbuco, que fue el que erupcionó hace poco tiempo. Pero hoy no era un día así, aunque desde este punto, pudimos ver un poco las faldas al Calbuco.
 
Falda del Calbuco

Falda del Osorno

Como aquí no teníamos mucho más que hacer, decidimos recorrer la carretera hasta el final, hasta el pueblo Petrohue, entrada al Parque Nacional Vicente Pérez Rosales, el más antiguo de Chile y a orillas del lago Todos los Santos. Cuando llegamos nos quedamos enamorados de ese sitio, un lago enorme a los pies del volcán Osorno con una panorámica espectacular y un agua de un color especial. Todo lo cubría la ceniza y los restos de lava volcánica, incluso olía un poco a pedillo. Este volcán es increíble, es el perfecto dibujo de niño de un volcán.
 
Entrada al Parque Natural

Se ve la cima del Osorno!

Lago Todos los Santos

Piedra volcánica

Ahora sí que sí, volcán Osorno al completo

Desde Petrohue comenzamos a retroceder de nuevo toda la carretera parando en todos los miradores y en los Saltos de Petrohue. Unas cascadas en el río. Pero por desgracia, uno de los miradores, el mejor, estaba en reparación. Es lo que tiene no venir en temporada alta...

 

Entrada saltos Petrohue
 
Río Petrohue

Saltos Petrohue

Lagunilla

Un zorro que andaba por ahí

Pajarote rapazoso

Calbuco

Osorno

Nos encantan los miradores jeje

Una vez llegamos de nuevo a Puerto Varas ya no teníamos pensado nada más y aún nos quedaba bastante para coger nuestro vuelo, así que nos fuimos a ver otro pueblo a orillas del lago Llamquihue. El elegido, ya que desde este pueblo se pueden ver hasta cuatro volcanes fue Frutillar. Una pasada de pueblo, también alemanizado, pero muy bonito y tranquilo, daban ganas de quedarse a vivir allí. Despertarte y ver los volcanes al fondo del lago... Sería todo un sueño.


Muelle de Frutillar

Al fondo los volcanes

Un trocito de tarta en Alemania, digo en Frutillar

El regreso al aeropuerto lo hicimos por la carretera que va pegada al lago. Una carretera que no sale en la guía, sin ni siquiera miradores para parar, pero que es para no perdérsela, que vistas!! Estas nos las quedamos para nosotros, no hay fotos.

Pero ya no nos podíamos entretener más, no habíamos tenido demasiada suerte, pero por lo menos pudimos ver el Osorno despejado de nubes y hemos tenido un buen día. Eso sí, justo antes de dejar el coche de alquiler, último diluvio de esta zona que nos ha tocado.

 

Qué duro es el tiempo en esta zona

 

Ahora nos tocaba facturar y esperar en el aeropuerto un par de horas amenizadas por un hilo musical de cuatro canciones de películas en repeat continuó, interpretadas únicamente con una flauta de esas de cañas de diferente tamaño en escalera, la del afilador... Lo peor que encima se te pega la musiquita.

2 comentarios:

Carmen Alonso Aviles dijo...

Aquí habéis tenido mejor tiempo bss carmen

Ana dijo...

Qué gusto ese cielo azul!!! Muy bonita la foto del volcán nevado con el laguito delante!
Besos!